logo
Main Page Sitemap

Juegos de cartas rumi para jugar




juegos de cartas rumi para jugar

La vieja me miró ansiosa, quiso decirme algo, pero yo vi a lo lejos a Patti Smith también personaje de vista sol punta cana resort and casino sí misma en Éramos unos niños, me acerqué a ella, me contó otra vez cómo recitaba poemas en el teatro Mercer antes de que actuaran.
Modiano habla casi siempre de París, pero París no existe, lo cartografía en todos sus detalles pero se esfuma continuamente, le gusta citar montones de calles, de números precisos, de locales que están en un sitio exacto, pero esa obsesión revela su angustia porque todo.Consuelo DE arco SOFÍA urrutia Jaime García Márquez me concedió tres horas en su despacho de la fundación Nuevo Periodismo.El mundo se llena de luz otra vez, pero esa luz no es la del día, la que dan los conceptos y as de diamantes poker los temas sabidos, la que aprendemos en las escuelas, las falsas seguridades, es otra luz más ligera y como hacer cartones de bingo en excel alada e íntima, y precisamente.El análisis quiere matar, pero la poesía ama y ve, se acerca y toca las cosas, las experimenta, las vive en secreto, las ve en toda su infinitud.Rilke vagaba sin cesar porque buscaba la vivencia suprema, porque quería incendiar definitivamente las palabras, porque quería nombrar el fondo de las cosas.Se fue a París a ser escritor y estaba tan pobre que dormía en Montmartre en un baúl como si fuera una especie de Drácula irrisorio durmiendo en el ataúd.Nuestras madres descienden perfumadas de hierbas.




Hay que salir de la Historia feroz e interminable e instalarse en los instantes, y tomar guayaba.Tiene gracia que un fotógrafo se apellide Matiz.Me tenderé sobre la cama y crearé prodigios con mis miembros.Y al final me fui a una estafeta de Correos a escribir una carta de diez páginas.De noche se oye lo que no queremos oír nunca o lo que no nos dejan oír, el ruido de nuestra sangre, el rumor de los ríos escondidos.En Nuevo nacimiento insiste en la idea de volver a nacer con obstinación, de volver a nacer siempre, a pesar de la muerte y la represión, de nacer siempre inquieta e incansable, reivindica el pecado con los ojos llenos de secretos, quiere ir.Durante muchos años Valente intentó poner en práctica eso, acercarse a la orilla del silencio, alcanzar el lenguaje al borde del callar, captar la vida en la frontera de la muerte, sentir los cuerpos frente al vacío.Y los señoritos arrogantes que le pusieron ese nombre de forma burlona y prepotente no se dan cuenta de que han sido lúcidos sin querer.Y me habló de su madre.Y en Los elementos de la noche sabe que la noche es como el tequila que destroza las palabras y rompe todo lo expresable: «La noche deja su veneno.Y entonces entré en el aura de García Márquez.Para Robert Graves la Luna es una de las manifestaciones de la Diosa Blanca, que nos inspira a todos y nos da vida y entusiasmo.Los celtas, de algún modo, con sus sueños sin fin, serían los Kerouac de Europa.En los años veinte llega en un barco desde Nueva Orleans una banda que trae todas las trepidaciones de la vida, rompe los prejuicios, se abre a todas las razas.En su discurso de recepción del Nobel, La soledad de América Latina, presenta este continente como un mundo prodigioso y desaforado, tal como lo vieron desde el principio los primeros exploradores, terrible y mágico.Infancia, mi amor, no hay más que ceder».
El beso de la Luna solo llega si abro la ventana».

Por si no nos bastaba con el humor rebelde y simpático de Arto Paasilinna.
El pueblo ni siquiera quiere llamarse Macondo, hubo una votación para cambiarle el nombre, pero ganó el no a Macondo, el restaurante El patio mágico de Gabo y Leo Matiz tiene las piedras enormes como huevos prehistóricos de que habla el principio de Cien años.
quita de ahí yo no ensayo nada.


Sitemap